jueves, 10 de septiembre de 2015

Despido Ebriedad





DESPIDO POR EBRIEDAD

Siguiendo a Gustavo Segu, señalamos que debería distinguirse la situación de alcoholismo, como adicción del trabajador, del mero estado de ebriedad circunstancial. En tal sentido, reiterada jurisprudencia ha dicho que el alcoholismo se encuadra dentro de las enfermedades inculpables comprendidas por el artículo
208 de la ley de contrato de trabajo, motivo por el cual no puede ser causa justificada de despido.Tanto en el caso del alcoholismo como en el del estado de embriaguez circunstancial, a la hora de evaluar las medidas disciplinarias a aplicar, deberá tenerse en cuenta, en primer lugar, la responsabilidad del trabajador,
en función de su actividad, ya que no es lo mismo que un chofer, personal de vigilancia armado o un supervisor ejerza su actividad alcoholizado que, por ejemplo, lo haga un trabajador de limpieza o un ordenanza.

Los riesgos son diferentes y, también, la cuantía de los eventuales daños que podrían haberse ocasionado; quien conduce un vehículo sabe que no puede realizar su actividad en estado de embriaguez.

Respecto de los medios de prueba, los más habituales son el test de alcoholemia, el control por parte del médico de la empresa, el levantamiento de un acta con declaraciones de testigos presentes y todo otro medio de prueba idóneo que contribuya a probar el estado de embriaguez del trabajador.

Segu, Gustavo: "El alcoholismo y el estado de embriaguez circunstancial" - ERREPAR - PAL - N° 262 - setiembre/
2004

No hay comentarios:

Publicar un comentario